Sergio Ramos: 18 días de tensión, filtraciones y medias verdades

Sergio Ramos y Florentino Pérez tienen un problema. No se caen demasiado bien, pero de algún modo ambos saben que se necesitan. Aunque, bien pensado, el problema no es ése. El problema es que pocas veces se dicen las cosas a la cara, y cuando lo hacen, suele ser soltando toda la rabia, y la tensión, acumuladas. A Sergio le llegan, de vez en cuando, algunos comentarios que hace Florentino sobre él en privado. A Florentino le llegan, con frecuencia, esas cosas de Ramos en el vestuario que le gustan entre poco y nada. Desde que se conocieron, 2005, la cosa ha ido así, una especie de amor obligado que el pasado día 13 tuvo su, de momento, última explosión. De momento.

Porque lo que trató de zanjar de mala manera Ramos este jueves comienza el pasado día 13 en el despacho de ACS del presidente del Madrid. Allí se presentan Sergio Ramos, su padre y uno de sus asesores habituales, Julio Senn. Según algunas fuentes, en esa reunión no está René, el hermano del jugador y, oficialmente, su representante, aunque otras fuentes sostienen que es el propio Sergio quien ha pasado a negociar todas sus cosas sin ayuda. En ese encuentro, como confirmó el propio Florentino en Onda Cero, Sergio le lanza un órdago: dice tener una oferta de China -que alguno de los presentes en esa reunión no conocía- y pide que le deje salir gratis porque, ya que a él le llegan informaciones de que está mal visto por el presidente y por el club, lo mejor es que se vaya.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*