ALAVÉS – BARCELONA (0-2)

El Barcelona tiene este miércoles su primera oportunidad para proclamarse campeón de Liga si el Atlético pierde contra el Valencia. Sin embargo, Sergio Busquets prefiere esperar unos días, en concreto tres más, hasta el sábado, cuando los azulgrana reciben al Levante en el Camp Nou.

«Personalmente, prefiero ganarlo (el título) en casa, jugando con nuestra afición y poder celebrarlo allí, pero al final LaLiga se ganará cuando se gane. El mérito de lo que hemos hecho en esta Liga es bárbaro, hemos sido un equipo superregular, perdiendo prácticamente un partido. Lo que estamos haciendo en los últimos años es una cosa histórica. Estoy muy contento por ello y ojalá que la consigamos cuanto antes, aunque si puede ser jugando, mejor», señaló en declaraciones a beIN LaLiga.

Sobre el duelo de este martes en casa del Deportivo Alavés (0-2), el catalán afirmó que habían sido «superiores en todo momento». «En la primera parte, exceptuando las dos ocasiones que hemos tenido y que ha salvado Pacheco, nos ha costado un poco llegar arriba, pero nosotros teníamos el control, a ellos les costaba llegar y estaban encerrados en su campo», manifestó.
«Defendían con muchísimos hombres, el delantero estaba casi pegado a mí. Era un trabajo más de desgaste y de intentar que se cansaran para aprovecharlo quizás en la segunda parte, y así ha sido. En la segunda hemos aprovechado una de nuestras llegadas, que ha sido magnífica. Eso nos ha dado tranquilidad», continuó.

Por último, Busquets confesó qué les pidió Ernesto Valverde en el descanso. «Nos pidió que Dembélé por fuera siguiera desbordando, que nos moviéramos rápido porque seguro que íbamos a encontrar más espacios porque ellos iban a bajar físicamente», finalizó.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*